5 Causas de la ansiedad que probablemente no conozcas

La ansiedad es una de las condiciones de salud mental más comunes del mundo. Es un término muy ambiguo que puede significar cosas diferentes para diferentes personas y sus síntomas pueden variar desde leve sensación de incomodidad hasta ataques de pánico

Estos son sus síntomas más comunes:

pathdoc/Shutterstock

Entre los síntomas se pueden encontrar mentales: preocupación excesiva, insomnio, nerviosismo y anticipación, por nombrar algunos; genitourinarios como la micción frecuente o gastrointestinales.

Hay una fuerte conexión entre la ansiedad y el estrés mental y el síndrome del intestino irritable. Otros síntomas de la ansiedad incluyen sudoración excesiva, tensión muscular, taquicardia, cambios en la visión; pueden estar asociados con ideas de suicidio, autolesiones y trastornos por abuso de sustancias cuando la ansiedad evoluciona a grave.

Tratamiento tradicional

Shutterstock Liderina

El tratamiento estándar para la ansiedad es limitado. Se suelen usar medicamentos como el citalopram, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, que también se usa para tratar depresiones. Se receta entendiendo la ansiedad como una versión leve de la depresión y que implica perturbaciones en la producción y señalización de serotonina, la “hormona de la felicidad”.

Otros medicamentos usados son, por ejemplo, las benzodiazepinas; pero estas sueles prescribirse sólo a corto plazo para controlar los síntomas graves.

Tanto uno como otro, pueden ser adictivos en el largo plazo y pueden tener efectos secundarios graves, como su gran efecto sedante, especialmente cuando se combina con otros sedantes como el alcohol.

5 causas de la ansiedad que apenas se conocen

En el cuerpo, hay un equilibrio entre el sistema nervioso simpático (lucha o huida) y el sistema nervioso parasimpático (descanso y digestión).

Cuando un sistema está activo, el otro debe estar en reposo. Un cuerpo sano puede oscilar entre ambos estados de forma rápida. La ansiedad está presente en el estado de sistema nervioso simpático.

1- Desequilibrio hormonal

Wikimedia

Muchas mujeres sufren un fenómeno llamado “dominación de estrógeno”, donde o bien hay un exceso de estrógeno en el cuerpo o una falta de progesterona que proporcione el equilibrio hormonal.

Enlace patrocinado

El estrógeno y la progesterona, además de ser las hormonas femeninas que controlan las características sexuales secundarias como el desarrollo de los senos, la cadera o la fertilidad, también ejercen efectos sobre el cerebro. Pueden causar síntomas de irritabilidad y ansiedad. Cuando este fenómeno no se controla, puede empeorar la ansiedad existente o inducirla.

2- Creencias y esquemas mentales

Guiaespiritualmente

Nuestros cerebros están diseñados para retener las lecciones que aprendemos, sobre todo si estas lecciones han sido experimentadas con emociones fuertes, tales como un trauma. Estas memorias a menudo son implícitas y están por debajo del nivel de nuestros pensamientos conscientes.

La ansiedad y otras condiciones de salud mental a menudo pueden ser síntomas de estas memorias emocionales, también llamados “esquemas mentales”.

3- Problemas digestivos

Shutterstock wavebreakmedia
Enlace patrocinado

Aunque la serotonina, la hormona de la felicidad, actúa principalmente en el cerebro, los estudios muestran que un 90% de la misma se produce en el tracto intestinal. Por lo tanto, una alteración en la salud de estas células o de las bacterias que habitan el intestino pueden dar lugar a una alteración del estado de ánimo.

La sensibilidad a los alimentos y los problemas con la salud y la integridad de las células intestinales pueden conducir a la inflamación generalizada en el cuerpo, que afecta en último término al sistema nervioso.

4- Desnutrición e hipoglucemia

VGstockstudio / Shutterstock

Las proteínas, las vitaminas y los minerales son las bases que nuestro cuerpo necesita para realizar sus millones de reacciones químicas. Tratar de curar la ansiedad sin estos ingredientes es impensable.

El estrés, debido a sus exigencias en la producción de cortisol, puede agotar estos ingredientes, aumentando nuestras necesidades dietéticas. La disminución del contenido de vitaminas y minerales también significa que no se están recibiendo suficiente de estos nutrientes vitales, y la suplementación puede ser necesaria para asegurar que nuestro cuerpo está funcionando de manera óptima.

5- Estrés

ESB Professional/Shutterstock

Gran cantidad de adultos experimentan estrés mental, físico o emocional. El estrés crónico se basa en la producción de la hormona cortisol, que por sí solo puede alterar los niveles cerebrales de hormonas de la felicidad, como la serotonina y la dopamina.

¿Sabías que todas estas cosas podían provocar ansiedad? ¿Sufres de este estado mental? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Compártelo con tu familia y amigos!

Imagen de portada: Rolloid
Fuente: theheartysoul
loading...

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*